Noticias de Pando

Niño de once años sufre hundimiento de cráneo por la caída de un coco de castaña

COBIJA/PERLA DEL ACRE

Un niño de once años se debate entre la vida y la muerte, después de sufrir un fuerte golpe en la cabeza -por la caída de un coco de castaña- que le dejó con hundimiento de cráneo, en el municipio de Filadelfia. Por la gravedad de sus lesiones, el menor fue evacuado de emergencia a un Hospital de Río Branco (Brasil).

     De acuerdo al informe preliminar, el accidente se produjo la tarde del lunes 27 de diciembre en el municipio pandino de Filadelfia en medio del bosque, cuando los progenitores realizaban la recolección de castaña.

     Presuntamente, el infante se encontraba bajo un árbol y quedó en una situación crítica debido a la caída de un coco de castaña en su cabeza, de una altitud de más de 30 metros, situación que le provocó fracturas y un hundimiento de cráneo.

     Inicialmente fue trasladado a un centro de salud de Filadelfia, posteriormente es derivado al hospital Roberto Galindo de Cobija. Tras la gravedad de las lesiones, los médicos sugieren la inmediata evacuación a un Hospital de Río Branco (Brasil).

     “La situación del menor es bastante delicada, tenía una fractura con hundimiento de cráneo, contusión hemorrágica y hematoma intracerebral. Cuando hay una fractura de cráneo todo paciente es crítico, esperemos que no se complique, pues una hemorragia en la cabeza puede desencadenar un cuadro delicado”, explicó Nahum Vásquez, director del Hospital Galindo.

Zafra de castaña

     En Bolivia, esta actividad atrae cada año a miles de zafreros que se internan a los bosques amazónicos para recoger las valiosas semillas. Para acceder a la almendra, los zafreros deben buscar los cocos que caen naturalmente desde las copas de los árboles. Cada coco pesa alrededor de un kilo. Luego de extraer los frutos, estas son reunidas en centros de acopio para después comercializarlas a empresas beneficiadoras.

     La zafra de castaña se inicia en diciembre y se prolonga hasta marzo, expandiéndose hasta las zonas más alejadas del departamento amazónico de Pando. El período de cosecha está marcado fuertemente por el período de lluvias, pese a esas dificultades, miles de familias campesinas e indígenas se internan al bosque para la recolección de los frutos.

     Las condiciones en las que viven a lo largo del periodo de zafra son de alto riesgo, sea por la posibilidad de caída de cocos sobre sus cabezas desde una altura de más de 30 metros, generando serios daños o incluso la muerte. Por otra parte, la prevalencia de enfermedades endémicas en la zona también constituye un riesgo puesto que los trabajadores se ven expuestos a la picadura de mosquitos que producen el dengue, la malaria y otras enfermedades tropicales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.