Noticias de Pando

Población de pandina recuerda a sus difuntos en medio de restricciones sanitarias

COBIJA/PERLA DEL ACRE

Miles de personas se concentraron este lunes en distintos cementerios del departamento Pando para pasar junto a las tumbas de sus difuntos, en medio de algunas restricciones sanitarias para evitar la propagación del coronavirus.

     Este año, a diferencia de anteriores gestiones, los cementerios de Bolivia durante la festividad de Todos Santos y Día de los Difuntos están sujetos a normas de control de bioseguridad. Funcionarios del municipio de Cobija realizaron controles al ingreso de los cementerios General, Villa Busch y Covid-19.

     Con el propósito de evitar la propagación de la pandemia, la unidad de Zoonosis desarrolló trabajos de desinfección –en distintos horarios- con Hipoclorito de Sodio al 68% en los camposantos.

     En el Cementerio General el control fue más riguroso, los visitantes estaban obligados a ingresar con barbijos y se intentó prohibir la presencia de menores de 12 años, aunque esa medida era muy difícil de hacer cumplir. La situación resultó distinta en los cementerios de Villa Busch y Covid-19, había mayor flexibilidad.  

     “Para el ingreso se controla que todas las personas estén con su barbijo, se prohíbe el ingreso de bebidas alcohólicas, cualquier producto alimenticio, también se prohíbe el ingreso de menores de 12 años. Tenemos que ser responsables del tiempo que vamos a utilizar dentro de este camposanto, todos debemos evitar aglomeraciones”, afirmó Reynaldo Valdez, director de la Intendencia Municipal.

     Las costumbres y tradiciones de cada región salen a flote en Todos Santos y Día de los Difuntos, la práctica de recordar a los seres queridos que partieron de este mundo terrenal con rezos y plegarias es propia de la población pandina. Miles de personas acuden a los cementerios para reunirse en los lugares donde están enterrados sus seres queridos.

     En el departamento Pando, el más concurrido es el Cementerio General de Cobija abrió sus puertas desde las 06.00 hasta la media noche, para recibir a miles de visitantes. Fue creado a principios de los años 60, tiene una extensión aproximada de 900 metros cuadrados, con más de 2500 difuntos. Por la difícil situación a cada familia doliente se le otorgaba un espacio de 2×1 metros. Actualmente, no hay espacio, caminar en el cementerio sin pisar a las tumbas es casi imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.