Noticias de Pando

MADRE ABANDONÓ A SU HIJA ENFERMA EN EL HOSPITAL ROBERTO GALINDO

COBIJA/PERLA DEL ACRE
Una mamá huyó del Hospital Roberto Galindo Terán -de la ciudad de Cobija- cuando los médicos le pidieron autorización para realizar transfusión sanguínea a su hija de dos años, internada por desnutrición y alto grado de neumonía. Con la excusa que su religión no le permite.
El pasado viernes 8 de marzo, en la comunidad San José del municipio de Porvenir, la Defensoría de la Niñez y la Policía de ese distrito rescataron a cuatro niños –de dos a ocho años- que fueron abandonados por sus padres hace más de diez días. Dos fueron trasladados al hospital Roberto Galindo y otros dos al Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges).
Los comunarios alertaron a la policía que los pequeños se encontraban completamente descuidados, con indicios de desnutrición, dolores estomacales, tos, gripe, ropas sucias y varias deficiencias. Presuntamente sus padres se fueron a la zafra de castaña y los niños quedaron al cuidado de una persona de 71 años.
Cinco días después apareció la madre para intentar llevarlos a su hogar, momento en que las instituciones encargadas le llamaron la atención a la progenitora por el descuido a sus hijos. Posteriormente le recomendaron dirigirse al hospital para estar al pendiente de su nena internada por alto grado de neumonía.
En contacto con Perla del Acre, la representante de la Defensoría del Pueblo en Pando, Nancy Texeira, explicó que el inédito caso sucedió la mañana del miércoles 13 de marzo, cuando la señora Paola Mayse Gutiérrez, de 26 años, llega al hospital para verificar la situación de su niña, internada en estado muy crítico. Los médicos solicitaron una autorización para la transfusión sanguínea, sin embargo, la madre no quiso donar su sangre, tampoco autorizó el tratamiento de su hija.
“Como defensoría nos hemos constituido al hospital Galindo para ver el estado de salud de la niña, se necesitaba un tratamiento especial y urgente, la gran sorpresa fue que la mamá no autorizó la transfusión de sangre, porque dice que su religión no le permite, debe pedir permiso de su pastora. Le insistimos para que autorice el tratamiento a su hija y no quiso, al contrario desapareció”, lamentó Texeira.
La buscaron por todo el hospital, salieron a la calle, pero no retornó. Sorprendidos por esa actitud, ante la urgencia de realizarle la transfusión, representantes de la Defensoría del Pueblo y la Defensoría de la Niñez de Porvenir decidieron responsabilizarse del llenado de formulario, para autorizar el tratamiento médico.
“La madre huyó del hospital, la abandonó a su hija. El tratamiento era urgente porque la vida de la niña estaba en riesgo, entonces nos hemos arriesgado para firmar un formulario, donde los médicos exigían para intervenir a la niña, pero se necesitaba una garantía, mucho más con los riesgos y procesos judiciales que se les está haciendo a los médicos. Hasta el día viernes no apareció”, enfatizó.
Tras constatar esa mala actitud, la Defensoría del Pueblo solicitó a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Porvenir, iniciar un proceso a la madre de familia -Paola Mayse Gutiérrez- para aplicar una drástica sanción, por abandonar a su hija en estado crítico en el hospital y el descuido a otros tres niños. (…)Si quiere saber más sobre este u otros temas, suscríbase o adquiera en los puntos de venta el Periódico Perla del Acre.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.